SOERMAR explica en la ETSIN su solución para desarrollar un buque de lucha contra la contaminación por residuos sólidos flotantes con huella medioambiental cero

La entidad está realizando la I+D de un prototipo de buque polivalente cuya misión principal es la recogida de plásticos, algas, medusas y objetos flotantes, pero que también se puede utilizar como plataforma de apoyo a buceadores, recogida de muestras de agua y fondo marino, de vertidos en aguas abrigadas y asistencia en la búsqueda de objetos y personas en localizaciones cercanas a la costa.

Eva Novoa, directora general de SOERMAR, ha explicado la solución en la que trabaja la Sociedad para el Estudio de los Recursos Marítimos para luchar contra la contaminación marítima originada por los residuos flotantes en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Navales (ETSIN). La conferencia impartida por Novoa, ‘Proyectos internacionales para la recogida de residuos flotantes en mares, ríos y costas’, se celebró el miércoles 8 de junio y se enmarca en los actos conmemorativos del 250 Aniversario de la Ingeniería Naval.

La directora general de SOERMAR reveló que su entidad está realizando la I+D de un prototipo de buque polivalente cuya misión principal es la recogida de plásticos, algas, medusas y objetos flotantes, pero que también se puede utilizar como plataforma de apoyo a buceadores, recogida de muestras de agua y fondo marino, de vertidos en aguas abrigadas y asistencia en la búsqueda de objetos y personas en localizaciones cercanas a la costa. 

De acuerdo con la exposición de la ponente, se trata de una embarcación tipo catamarán, de aluminio, de calado reducido y alta maniobrabilidad con un perfil operativo de cero emisiones. Algo que, según Novoa, se consigue con propulsión eléctrica mediante baterías, la instalación de pilas de combustible tipo PEM (con membranas alcalinas como electrolito). Además, añadió que las baterías podrían cargarse en puerto durante los periodos de inactividad y que tiene la capacidad para portar un dron para la detección y localización, a través de inteligencia artificial o por imágenes, de las acumulaciones de plásticos, vertidos, personas y objetos flotantes.

Asimismo, detalló las características de otras soluciones que se están investigando para la limpieza del mar, como las embarcaciones Marnett, Honorsun, Miren Argia, Oceancleaner, Syrennis, Seehamster/Seekuh o The Manta, entre otras.

Previamente, Eva Novoa repasó el contexto en el que se plantea crear este prototipo, como es el hecho de que “miles de millones de seres humanos, animales y plantas dependen de un océano saludable, pero el aumento de las emisiones de carbono debilita su capacidad para sustentar la vida marina y en la tierra”. Recordó también que más de la mitad de las especies marinas podrían estar al borde de la extinción para el año 2100. Y, al mismo tiempo, se refirió al número 14 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, que es “Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos naturales”. Precisamente, señaló que la ONU celebrará su conferencia sobre los océanos entre el 25 de junio y el 1 de julio en Lisboa, “una oportunidad fundamental para promover asociaciones y aumentar una inversión basada en la ciencia”.

Por otro lado, ofreció a los asistentes algunos datos interesantes sobre la importancia de los océanos, como que el valor de mercado de los recursos marinos y pesqueros y de su industria es el 5% del PIB mundial, que amortiguan el impacto del calentamiento global al absorber casi una tercera parte del dióxido de carbono, que son la principal fuente de proteínas para más de 3.000 millones de personas, que más de 200 millones de empleos están relacionados con la pesca directa o indirectamente o que se espera que la eutrofización (proliferación de algas en las zonas costeras por acumulación de residuos orgánicos) aumente un 20 por ciento en los grandes ecosistemas marinos para 2020. 

Motivos por los que la ONU está decidida a reducir significativamente la contaminación marina, minimizar los efectos de la acidificación, aumentar los beneficios que los países menos desarrollados obtienen del uso sostenible del mar, desarrollar la investigación y transferir tecnología marina para mejorar la salud de los océanos, facilitar el acceso a los pescadores artesanales a los recursos marinos y los mercados y aplicar el derecho internacional de la Convención de las Naciones Unidas para mejorar la conservación, el uso sostenible y los recursos de los mares.

Además, la directora general de SOERMAR se detuvo especialmente en la contaminación por plásticos y comentó que altos representantes de 175 países respaldaron a principios de junio, en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente celebrada en Nairobi, una resolución histórica para acabar con la contaminación de este material y forjar un acuerdo internacional jurídicamente vinculante para finales de 2024. De hecho, los líderes políticos han pedido que la ONU redacte un tratado vinculante que aborde el ciclo completo de vida del plástico (producción, uso y contaminación) para limitar la contaminación que está causando. “La basura marina y la contaminación por plásticos son una grave amenaza para los medios de vida de las comunidades costeras y para el transporte marítimo y las operaciones portuarias”, apuntó Novoa, quien resaltó que se prevé que para 2040 las fugas de plástico en el océano podrían suponer un riesgo financiero anual de 100.000 millones de dólares para las empresas. 

logos-imago-SOERMAR

Cristina García Alonso

cristina.garcia@proacomunicacion.es

608 80 64 50

logo-PROA-SOERMAR

Jennifer Peláez

Jennifer.pelaez@proacomunicacion.es

658 27 32 81